RT Kirigami - шаблон joomla Создание сайтов

La Federación Nacional de Asociaciones Bolivianas (Fedbol), reunió a la comunidad boliviana y a los amigos latinoamericanos al único encuentro cultural de esta magnitud en Suecia del 21 al 26 de julio en la ciudad de Malmö. Y con ese motivo, el pasado sábado 26, siendo el último día del encuentro, las organizaciones que se alojaron en los recintos del establecimiento educacional Augustenborgsskolan se trasladaron hacia el centro de la ciudad portando atuendos y máscaras de morenos y diablos.

Y muchos de los participantes brillaron con el mejor deseo de bailar en la «gran entrada del carnaval» como una forma también de mostrar y compartir la alegría de nuestras danzas bolivianas en el exterior.
A esa hora de las diez de la mañana, y bajo un cli-ma caluroso, nuevamente las banderas y wiphalas volvieron a flamear en el lugar de la concentración muy cerca a los centros comerciales de Malmö. Como se pudo apreciar, los danzarines daban sus últimos toques al peinado y a las trenzas y al arreglo y control de los trajes más pesados. La concentración fue agrandándose hasta llegar a reunir un gran número de danzarines y acompañantes quienes al escuchar el sonido de la música afinaban sus pasos o simplemente la emoción de poder participar les hacía mover el cuerpo y el corazón latino.
Entre los bailarines vi flamear una pequeña bandera de Palestina, en realidad nada tenía que ver con el carnaval, y entonces me acerqué a la bailarina que portaba esa insignia, y a mi pregunta del ¿por qué?… alcancé a escuchar a Geni, del C. C. Boliviano, su postura franca y sincera: «Con esto yo quiero mostrar mi apoyo y solidaridad al pueblo de palestina».
Más o menos una hora después partió como lo esperado, la entrada del carnaval. Niños, jóvenes y adultos se movían alineando filas. ¡Vieras como se movían los pequeños, al escuchar la herencia cultural de sus padres! Los jóvenes acostumbrados a este tipo de eventos disfrutaban de la danza, y los mayores, muchos de ellos ya de tercera edad recordaban lo que es Bolivia, sus costumbres y tradiciones.
El primer bloque fue encabezada por la morenada, compuesta por más de 60 danzarines, luego siguieron los grupos de la danza de la saya, la diablada, los caporales y además de acompañantes que tomaban fotografías y alcanzaban agua a los bailarines en tan sofocante calor del verano sueco.
Durante la entrada, los danzarines marcaban pasos y saltos con la buena onda sonora de los equipos de sonidos que retumbaban por las calles y avenidas céntricas de Malmö. Se pudo apreciar que todos disfrutan de la danza y hasta los turistas, que con la ayuda de sus celulares  tomaban fotos y aplaudían el paso de la caravana artística raras veces vista entre los suecos y europeos. Y al promediar el medio día, finalmente llegaron cansados pero alegres a la gran plaza para continuar con la demostración de danzas.


El Encuentro Boliviano culminó en Stortorget
La actividad cultural se hizo más abierta en la plena plaza, en donde bolivianos y no bolivianos y amantes del folklore llegaron para demostrar una pequeña parte de Bolivia, sus costumbres y tradiciones de los bolivianos en Suecia a pesar de que muchos de ellos viven en este país hace más de 30 años a consecuencia del exilio durante los regímenes dictatoriales y golpes de Estado en el país de origen. Para muchos de nosotros bailar es, y ¡de qué manera!, aportar a la sociedad sueca nuevos valores culturales y demostrar que Bolivia y Latinoamérica son una reserva cultural para los europeos.
El sábado 26, Stortorget se hizo más grande, con la presencia de los danzarines, y un numeroso público que hacía halagos a los danzarines. Y para los que somos de Oruro, La Paz, por unas horas nos hemos trasladado a nuestras fiestas patronales, costumbres y festividades. El brinco de la diablada en Stortorget, o el ritmo pesado de la morenada, el salto ágil de la saya y de los caporales rompieron el silencio melancólico de esta plaza por unas horas.
Entre los espectadores encuentro a una de mis paisanas, Mercedes Vázquez, orureña de cepa, y a mi consulta sobre el carnaval boliviano en Suecia, dio su aprecio al respecto: «Como orureña y boliviana (que soy) es un orgullo grande seguir manteniendo nuestras tradiciones y también decir al mundo entero que tenemos el mejor carnaval a nivel mundial. El danés Michael Petersen (35) danzarín de caporales opina que la cultura boliviana es fantástica y que uno se alegra por la música hasta sentir que todos tenemos que bailar. Y a la sueca Gull-Britt Söfting (63) que acompañó durante muchos años a los latinoamericanos le impresiona la alegría, los ritmos, y le gusta la reacción del público sueco; y piensa que es bueno mantener la cultura para poder transmitir a los hijos.
Con esto de la entrada en Malmö, realmente se vivió una semana de bolivianidad, de vivir nuestra cultura y vivir la fiesta como dijo durante una noche cultural Ramiro Dalence, presidente de la federación de bolivianos.
Según determinaciones de la directiva de la federación, el próximo encuentro boliviano 2015 se realizará en la ciudad de Växjö y estará a cargo de la Asociación Juana Azurduy, y allí nuevamente los símbolos patrios flamearán para compartir la hermandad boliviana y latinoamericana y de otras nacionalidades.