RT Kirigami - шаблон joomla Создание сайтов

Faltando un mes para las elecciones parlamentarias de septiembre, la Socialdemocracia saca su carta de bajo de la manga: Margot Wallström, quien hace su reaparición luego de una larga ausencia.


«Creo que Uds. Comprenderán lo contento que estoy de dar a conocer que Margot nuevamente se reintegra de lleno a la política nacional sueca», dijo el líder de la Socialdemocracia, y candidato al puesto de primer ministro en las próximas elecciones, Stefan Löfven.
Luego de 16 años de ausencia del país y de la política contingente, Wallström hace su reaparición cuando más se necesita, y lo comentó en un tono jovial:
«He sido telonera anteriormente. No resultó muy bien».
Se refería a su anterior colaboración con Göran Persson, para las elecciones de 1998. En ese entonces tuvo serios problemas con el machista Persson, una de las razones que contribuyeron a su alejamiento del partido.
La prensa los llamó, en más de alguna ocasión, «la bella y la bestia».
Había dicho que no, y que no, y que no… hasta que ahora, por fin, respondió: «Sí». Para regocijo de muchos socialdemócratas. Wallström goza de una tremenda popularidad, a pesar de haber estado ausente del país por largos periodos de tiempo.
«Margot Wallström tiene un CV magnífico, con el que muy pocos pueden competir», dijo Stefan Löfven, y nombró los cargos más sobresalientes de la larga lista de méritos de su correligionaria.
Löfven expresó también que la ex comisionada de la Unión Europea tendrá un cargo importante en el partido, tanto antes como después de las elecciones de septiembre. Sin embargo, el líder no quiso especificar cuál.
«Antes de las elecciones no se asigna ningún puesto ministerial», dijo Löfven.
Wallström por su parte, manifestó que se siente encantada de volver a trabajar por la campaña electoral de su partido, y tampoco quiso decir qué puesto podría ser actual para ella.
«Yo no quiero hacer especulaciones y desear puestos en el gabinete. Primeramente vamos a ganar las elecciones», afirmó.
La popular política expresó además que esta nueva situación la hacía sentir un tanto «nerviosa», pero al mismo tiempo era «importante y divertido».
«Siento una gran confianza por Stefan», agregó.
Sin duda que los tiempos en que era dejada de lado por la corpulencia –no sólo física– de Göran Persson, han quedado atrás, y al parecer la química y la colaboración con Löfven es completamente distinta.
Como ella misma lo manifestó, en tono de broma:
«He sido telonera anteriormente. No resultó muy bien. Pero esta vez… bueno, trabajamos muy bien juntos», dijo, refiriéndose a Stefan Löfven y compartiendo con él una sonrisa.  Y agregó: «Tenemos un nuevo líder y un nuevo partido. Un partido que considero es el partido del futuro».
Las especulaciones ahora tratan de qué cargo será el que se le asignará, en caso de que la Socialdemocracia gane las elecciones de septiembre, y se produzca un cambio de gobierno.
El cargo de Ministra de Relaciones Exteriores era un puesto al que todos apuntaban. No obstante, todo hace indicar que Urban Ahlin se mantiene como candidato para el importante puesto y que Wallström se dedicaría a cuestiones relacionadas con el medio ambiente. Tanto es así, que ella presentó, en la rueda de prensa, una apuesta medioambientalista del próximo manifiesto electoral de la Socialdemocracia. Se trata de un programa de una envergadura de mil millones de coronas.  «Vamos a apoyar muchos buenos proyectos en municipios y administraciones provinciales», manifestó Wallström, y aclaró que se quería concentrar la atención en tres zonas: el clima, la polución y el ecosistema marino.
Ante la pregunta de qué tema le interesaba más, las relaciones internacionales o el medio ambiente, respondió que ambas están relacionadas.
Para la comentadora política de SVT, Margit Silberstein, el estatus de ícono que ha alcanzado Margot Wallström es un misterio. Según ella, la ex ministra no logró grandes cambios, durante su larga estadía en el gobierno anterior.
«Margot Wallström ha sido durante años el «amor perro» del partido. Cada vez que un líder ha dimitido  –y han sido algunas veces– los socialdemócratas le han pedido y rogado que vuelva a casa. Ella ha dicho siempre que no, y esto la ha hecho aún más atractiva. Pero ahora por fin la tienen nuevamente en la lucha», dijo Silberstein en el noticiero.
Según ella, la explicación de la popularidad de Wallström tampoco puede deberse a su participación en la UE y lo que logró durante su periodo allí, por ejemplo las nuevas regulaciones  respecto a los productos químicos.
«Pero ella tiene una gran integridad, y sabe lo que quiere», agregó Silberstein.
Y recordó la amarga lucha que mantuvo Wallström con Göran Persson, durante las elecciones en las que se suponía ella era la «princesa» de la socialdemocracia.
«Los roles en esta lucha de poder eran claros, ellos eran verdaderamente ‘la bella y la bestia’ y fue una lucha en la cual ella ganó todas las simpatías».
Por su parte, la columnista política de Aftonbladet, Lena Mellin, opina que obviamente Löfven necesita una carismática mujer a su lado, ante los recientes éxitos del partido feminista, FI. Sin embargo se hace la pregunta de si no hubiera sido preferible que el líder del partido de las rosas hubiera apostado a una mujer más joven y más audaz.
«La cúpula interna de la Socialdemocracia se compone de dos hombres y dos mujeres de mediana edad. Ahora de una más. Margot Wallström cumple 60 años en septiembre», escribió Mellin.
Mientras que el comentarista político del vespertino Expressen, K-G Bergström, se mostró sorprendido de la elección de Wallström en el tema del medio ambiente y calificó la apuesta de la Socialdemocracia como una solución de emergencia:
«Me sorprende  que no se le haya asignado una posición en el terreno de la política exterior», comentó K-G Bergström.
Según él, Stefan Löfven no se atrevió a pasar a llevar a Urban Ahlin, vocero de la Socialdemocracia en política exterior, pero sí a Matilda Ernkrans, vocera del partido en temas del medio ambiente.
No obstante, Stefan Löfven afirma que no se trata de ello.
«Margot va a ser parte de la campaña electoral, pero no reemplazamos a ningún vocero. Esto no es una nueva maniobra, Matilda lo sabía desde hace tiempo», aseguró.
Sea como sea, todo se verá después de las elecciones de septiembre, si se produce el cambio de gobierno que todos auguran, pero que nadie puede asegurar.