Opinión de la semana

Quieren acallar nuestra voz

Amenazan quitar la subvención estatal a Liberación

El Mediestödsnämnden, organismo que decide a qué medio de prensa le otorga la subvención económica para su publicación, decidirá el próximo 20 de febrero si nuestro semanario cumple las reglas de contenido exigidas para recibirlo. Reuniones previas realizadas esta semana indican que no.
Si esto sucede, sería el fin de una historia de 38 años, semana a semana, donde la verdad, la justicia, la independencia, la paz y la solidaridad han sido nuestra premisa. ¿Por qué ahora?

Un poco de historia
Allá por octubre de 1981, nuestra asociación vio la necesidad de contar con un medio de prensa para denunciar las atrocidades de las dictaduras que azotaban nuestra América Latina.
Eso nos obligó a crear nuestro Equipo de Suscripciones que, de Malmö a Kiruna, recorrió barrio a barrio y puerta por puerta, con la tarea de encontrar latinoamericanos y suscribirlos.
Y así fuimos creciendo. La carencia de información de nuestro continente en la prensa sueca, nos fue transformando poco a poco en un medio necesario, no solo para los lectores; las asociaciones encontraron un lugar donde expresarse y anunciar sus actividades; las embajadas pudieron llegar de forma fluída a sus coterráneos; los partidos políticos suecos, las organizaciones de diferente tipo y hasta las empresas, hallaron en Liberación el medio ideal para comunicarse con los hispanohablantes.
Entre los años 1982 y 1983 nuestra asociación organizó dos grandes fiestas, una en Malmö y otra en Estocolmo para agradecer la solidaridad recibida al llegar a este país. «La Solidaridad nos Enriquece» se llamaron y en ellas mostramos los trabajos que estábamos desarrollando. Liberación era nuestra bandera, nuestro orgullo y el papel que cumplía –solo a un poco más de un año de haber nacido– fue reconocido por políticos de la talla de Olof Palme, Sten Andersson, Anita Gradin, Pierre Schori, entre otros y embajadores presentes en la actividad.
Hasta el año 1986 la asociación pudo financiar la edición de Liberación con múltiples actividades económicas que realizaba paralelamente y gracias a la entrega voluntaria de muchos compañeros. A veces el que escribía una nota un día, al otro tenía que hacer una foto en la repro o el que diseñaba el semanario un día, debía pararse frente a la impresora para la edición de esa semana y así con el compaginado o el etiquetado.
Ese mismo año, nos enteramos de la posibilidad de solicitar la subvención económica a la prensa que, en nuestro caso, por tratarse de un semanario y en idioma extranjero, siempre fue ínfimo comparado con la mayoría de la presa sueca; pero suficiente para cubrir los costos de edición.
Lo solicitamos y nos lo otorgaron. Ya éramos un medio de prensa establecido y ese hecho y la llegada de la digitalización nos obligó a invertir en nuevos equipos y sobre todo, a profesionalizar más nuestro trabajo y profundizar nuestro compromiso.

Las reglas
El recibir esa subvención implica –como es natural– el cumplimiento de ciertas reglas y la presentación de informes anuales que durante 34 años hemos cumplido estrictamente y nunca hemos tenido inconvenientes, quejas u observaciones que no se pudieran solucionar.
Las mismas tienen que ver con la cantidad de suscripciones, las declaraciones económicas y el contenido del periódico y siempre hemos estado abiertos a corregir si hemos caído en algún error. Entonces ¿Por qué ahora?
Por primera vez se cuestiona a Liberación por no cumplir con algunas reglas sobre los materiales publicados. Según el punto discutido durante semanas, cumplíamos con todos los requisitos exigidos y además les solicitamos que nos dijeran si era necesario cambiar algo. Hemos enfrentado siempre con trabajo y seriedad todos los cambios, porque es la forma de avanzar y crecer. Pedimos una reunión esta semana, y allí nos presentaron una nueva interpretación de un párrafo de la reglamentación, que hasta ahora siempre había sido aceptado como cumplido.
Como mencionamos antes, Liberación no es editado por una empresa, es editado por una asociación, en la cual, los integrantes hacen su aporte honorariamente y todos nos encargamos de todo. Hay solamente una persona empleada.
Compramos el material sobre América Latina porque consideramos que de esa manera teníamos un producto genuino, elaborado en el lugar de los hechos para ofrecer a nuestros lectores. Y el material que compramos lo seleccionamos y adaptamos a lo que sabemos nuestros lectores prefieren.
Durante 33 años nunca hubo cuestionamientos sobre el punto en discusión, ¿por qué ahora surge otra interpretación sobre el mismo?
Después de casi 40 años de sacrificio de gente desinteresada, que con su trabajo lo único que ha hecho es desarrollar un medio alternativo, solidario con los latinoamericanos en Suecia y con los suecos que lo necesiten, no podemos decir otra cosa que, que hemos estado aportando a esta sociedad; somos parte de ella y nos sentimos orgullosos de serlo. ¿Por qué ahora?
Pareciera que nos quisieran imponer leyes capitalistas –cosa que no nos asombra en este mundo cada vez más egoísta y mercantilizado en el cual vivimos. Hay una mentalidad de que hacer un periódico, tiene que ser un negocio que genere ganancias.
Tenemos que tener encargado de esto, encargado de lo otro y reponsable de aquello, si no no se puede editar un periódico.
Sí, se puede. Lo hemos demostrado durante 38 años y gozamos de un respeto y reconocimiento muy grande, dentro y fuera de Suecia.
¿Por qué ahora? ¿Cuáles son las razones? Por lo visto Liberación será enviado a «juicio» el día 20; pero sin abogado defensor, allí estará presente solo el fiscal y con seguridad con el veredicto ya escrito.
Esperemos que alguien reflexione, porque tendrán que responder a miles de latinoamericanos y suecos que se quedarán sin su semanario, a asociaciones, embajadas y políticos que saben del papel que jugamos en la sociedad.
¿Qué podrán decir cuando se hable de la sagrada libertad de prensa y expresión, si se destruyen las oportunidades para ejercerla?
Tenemos la certeza de que no somos parte de la escoria de la Historia y si nos tenemos que ir, nos iremos con la cabeza en alto, orgullosos y agradecidos a todos los que han hecho posible Liberación.
La Redacción

A continuación, la carta en sueco, enviada a las autoridades:
Stockolm, 13 februari 2020

Till ledamöterna i Mediestödsnämnden
Myndighet för press, radio, och tv
BOX 33
121 25 STOCKHOLM-GLOBEN

Tillägg till vår ansökan om bidrag för 2020.

Semanario Liberación har publicerats i Sverige i nästan 40 år och sedan 1986 har det gjorts med presstöd från presstödsmyndigheten, tidigare Presstödsnämnden, nu Mediestödsnämnden.
Under alla dessa år har vi utan undantag fått den sökta hjälpen från nämnden.

I september förra året skickade vi in bidragsansökan för 2020 enligt reglerna. I november fick vi ett uttalande via e-post från myndigheten som informerade oss om att «Granskningen ger stöd för en bedömning att tidningen inte uppfyller kravet» om redaktionella innehåll.
För första gången på nästan 40 år med kontinuerligt stöd fick vi avslag på vår ansökan. Och det mest oroande och överraskande var att i princip samma regler som har reglerat stöd för pressen tillämpades inte bara förra året då vår ansökan godkändes utan någon invändning, utan alla de föregående 32 åren.

Vi har haft ett utbyte av flera e-postmeddelanden mellan vår tidning och myndigheten med frågor och förklaringar som var delvis tillfredsställande för båda parter, men vi nådde inte en klar och definitiv slutpunkt. Därför bad vi om att få träffa medlemmarna i myndigheten.

Vi mottogs tisdagen den 11 februari. I mötet med nämnden förstod vi att vår ansökan var på väg att avvisas. Förutom de regler vi hade diskuterat i vårt e-postutbyte, var beslutet baserat på en regel om allmänna kriterier, MPRTFS 2016: 1 2§. Myndigheten bedömer efter den regel, att Liberación inte kan räknas som dagstidning.
Efter denna förklaring blev vi mer förvånade än någonsin eftersom samma formulering alltid har funnits i kriterierna, och vi har fått stöd utan några invändningar under alla dessa år.

Vi ber Mediestödsnämnden att:

1 - Vår ansökan accepteras, eftersom ingenting har ändrats i kriterierna men efter alla dessa år ändrar myndigheten tolkningen av reglerna.

2- Man ger oss möjlighet att visa att vi också kan uppfylla kraven av den nya tolkningen av reglerna, som presenterades för oss vid mötet vi hade med myndigheten.
Med vänlig hälsning

Miguel Beloqui / Chefredaktör