RT Kirigami - шаблон joomla Создание сайтов

El pasado viernes 6 de marzo se llevó a cabo la Rendición Pública de Cuentas de la Embajada de Bolivia en Suecia, evento al que asistieron ciudadanos bolivianos, representantes de la comunidad latinoamericana en Suecia y organizaciones latinas, convocados por el Embajador de Bolivia en Suecia, Milton Soto Santiesteban.

El viernes pasado, en el local de la Asociación Víctor Jara, en Estocol-mo, se realizó la Rendición Pública de Cuentas de la Embajada del Estado Plurinacional de Bolivia en Suecia, ante la concurrencia de latinoamericanos y bolivianos residentes en Suecia.
El embajador Milton Soto explicó que el principio de la Rendición de Cuentas y la Transparencia es muy importante para el gobierno boliviano. Un principio que se incluyó en la nueva Constitución, del 2009.
«Este es un elemento tan importante, que el Presidente Evo Morales comenzó nombrando una Ministra de Transparencia y de Lucha contra la Corrupción. A pesar de ser políticamente tan importante no tenía cartera, no había presupuesto. Es por esto que se tuvo que formar una nueva cartera, la cual, en los siete años que ha funcionado, ha recuperado 120 millones de dólares. Estos eran dineros que desaparecían en malversaciones, debido a la falta de control que antes existía».
De acuerdo a la política del gobierno de Bolivia, no sólo los ministerios deben rendir cuentas públicamente, sino también las misiones diplomáticas bolivianas en todo el mundo. «Es algo que no todos lo estamos haciendo, pero el año pasado fue la primera vez que la embajada comenzó con esto y queremos que se convierta en una tradición y que, por otro lado, la ciudadanía pueda ejercer un control sobre nosotros», dijo Milton Soto.
El embajador explicó que el principio de transparencia consta de dos partes: Por un lado la rendición de cuentas de la embajada, como servidor público que es; y por otra parte que la sociedad civil organizada demande la información para poder ejercer un control sobre lo que de hace.
«Este es el principio democrático que tratamos de fortalecer, de que nunca se abandone la soberanía. Es importante que el pueblo mantenga su soberanía. Este es otro tipo de democracia, no es la democracia representativa donde uno vota, elige un representante y éste hace lo que quiere y lo que puede y nosotros nos despreocupamos de eso».
Para el gobierno boliviano es de suma importancia la participación activa de la ciudadanía, es importante que la sociedad se empodere, que la sociedad ejerza un control en todos los niveles. Es por ello que el gobierno promueve una democracia profunda basada en el control del poder público. A una ampliación de la ciudadanía a partir del control del poder político.  «Como sociedad civil hemos alcanzado el poder público, el poder político, proponiendo otra alternativa y hoy en día no podemos volver nuevamente al sistema liberal, al sistema solamente representativo», explicó el embajador.
«No podemos decir: ‘Bueno, ya está ahí el Evo, que haga lo que quiera, yo me quito las responsabilidades’. No señor. Es responsabilidad de la sociedad el controlar lo que se hace y es responsabilidad del funcionario público, del servidor, el rendir cuentas, mostrar todas las cartas. Esto es lo que empode-ra a la sociedad», agregó.
Seguidamente, el embajador boliviano presentó un resumen de las actividades más importantes realizadas por la misión diplomática durante el 2014. Entre las que se contaron el cuarto aniversario del Estado Plurinacional, el 22 de enero de 2014.
«El gobierno de Evo Morales comenzó hace nueve años pero el Estado Plurinacional en 2009. Se cambió la Constitución y se constituyó un nuevo tipo de Estado, con una nueva Constitución y un distinto pacto social. En esa celebración nos acompañaron los embajadores del Alba y representantes de organizaciones de la sociedad civil en Suecia», expresó Milton Soto.
Otra actividad importante fue el Festival de la Quinua, el primero de marzo, en la que se llevó a cabo una demostración de danza, el embajador Milton Soto dictó una conferencia, y se mostraron las distintas variedades de la quinua, con la siguiente degustación. El año 2013 se designó como el Año Internacional de la Quinua, y el 2014 continuaron como Embajadores de la Quinua de la FAO (La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) el Presidente Evo Morales y la Sra. Nadine Heredia esposa del Presidente del Perú.
El Día de América Latina, evento organizado por el Parlamento Sueco y el GRULAC en Suecia, fue otra de las actividades en las que participó la embajada de Bolivia.
En relación a la presentación del libro «Bolivianos en Suecia», que se publicara en 2014, el embajador Milton Soto hizo también una breve exposición sobre la comunidad boliviana en Suecia y la situación política en Lati-noamérica durante las décadas de los 70 - 80. «Después de la llegada de la democracia a Bolivia la comunidad ha visto la necesidad de mantener su identidad, de tener un reencuentro con sus raíces; y esto se ha hecho, por ejemplo, a través de la comida y la danza, elementos muy importantes de nuestra cultura», explicó el Embajador.
También se refirió al registro biomé-trico y al voto ciudadano en el exterior. El año pasado se registraron 284 ciudadanos, resultando ganador en la votación el MAS-IPAP, con un 61 % de los votos, seguido del UD, con un 23 %.
Las relaciones bilaterales entre Suecia y Bolivia dieron un vuelco, en el año 2013, cuando el gobierno de la Alianza burguesa anunció su decisión de finalizar la cooperación con Bolivia. La cooperación para combatir la pobreza había sido la principal relación entre ambos países, sin embargo el gobierno de derecha quiso poner punto final a ella. No obstante, después de las elecciones de 2014, donde resultara vencedora la coalición rojiverde, el nuevo Primer Ministro sueco, Stefan Löfven, anunció públicamente el deseo de su gobierno de revertir la decisión de su antecesor, y de continuar con la cooperación con Bolivia. Esto se anunció el 22 de octubre de 2014.
El embajador Milton Soto  presentó las cuentas del programa de Gastos de Funcionamiento de la Embajada Boliviana en Suecia  y luego invitó a la Primer Secretaria y Encargada Consular  Isidora Coria a hacer la exposición de los servicios consulares y la rendición de cuentas de la Sección Consular de la Misión.
Al finalizar el encuentro, el embajador invitó a los allí presentes a firmar el acta que será enviada a Bolivia como constancia de la Rendición de Cuentas Pública - Gestión 2014.
El representante de la Red de Solidaridad con América Latina –Resocal– Freddy Ramos , entre otros participantes, hizo uso de la palabra felicitando  a la misión diplomática por esta iniciativa y destacando la cercanía y la solidaridad existente entre la comunidad latinoamericana en Suecia  y la Embajada del Estado Plurinacional de Bolivia.
Al término del encuentro, Liberación conversó brevemente con el Sr. Milton Soto, quien contestó amablemente nuestras preguntas.
Es la primera vez que asisto a una Rendición de Cuentas Pública de una Embajada, ¿cuál es la razón de esta gestión?
 Esto es nuevo y se debe a que nuestra Constitución define la transparencia como una política pública estatal. Necesitamos que la sociedad se empodere, que la sociedad haga un control, de la gestión pública en todos los niveles. Por ende, todas las embajadas en el exterior deben rendir cuentas a su público, así como los ministerios hacen rendición de cuenta pública en el país y quien organiza todo esto es el Ministerio de Transparencia, el cual ha establecido un formato que es el que estamos siguiendo.
Pero esto lo hace solamente la Embajada de Bolivia…
En nuestra política pública nacional la transparencia está constitucio-nalizada. El Estado Plurinacional ha incorporado este nuevo concepto de transparencia, para, justamente, luchar contra la corrupción, que ha sido una de las peores cosas que le ha pasado a América Latina. Teníamos índices muy malos, un desprestigio enorme y estamos trabajando por recobrar ese prestigio a partir de un control social. Uno de los elementos que diferencia la democracia boliviana de las democracias representativas liberales es el hecho de que entendemos ésta como el control del poder político por parte de la sociedad. Nunca la soberanía se debe abandonar en manos de los representantes. Pero el poder sin conocimiento no es poder, entonces es importante que tengamos conocimiento de lo que hacemos, de lo que se gasta, en qué se gasta, de los compromisos y de los plazos. De todo.
¿Y esta fue una idea del gobierno de Evo Morales?
Esta es una idea del nuevo gobierno. Es una idea que se discutió en la Asamblea Constituyente para que sea parte de la estructura, de cómo funciona, de cómo es la cultura política del nuevo país que construimos, y se constitucionalizó en los artículos 235 y 241 de la nueva Constitución. Esto indica, por una parte, que el funcionario público rinde cuentas públicamente y, por otra parte, la sociedad civil organizada exige cuentas, toma control y asume esa tarea y esa responsabilidad. Es por eso que hemos invitado al plural de organizaciones bolivianas. Ahora, ¿por qué hemos invitado también a la sociedad civil latinoamericana? Porque la diplomacia de los pueblos es una política internacional que lleva el país y quiere contagiar la idea de la transparencia. Nosotros tenemos el mandato constitucional para hacer esto y hemos ido aprendiendo poco a poco el ir desplegando esta tarea, porque, a pesar de que el mandato constitucional comienza en 2010, todavía no teníamos procedimientos.
El año pasado hemos empezado. Por primera vez en la historia de las embajadas en Suecia, se rinden cuentas públicas, y este es el segundo año que lo hacemos.
Otro tema que Ud. trató fue el derecho a voto en el exterior…
En Suecia hay alrededor de 4.000 ciudadanos bolivianos registrados y sin registrar otra cantidad.  Por primera vez el año pasado se ha organizado el voto en el exterior en todos los países donde tenemos misiones diplomáticas. En los países donde hay bolivianos pero no hay misiones diplomáticas no ha habido manera de trasladar un cuerpo electoral. Aquí en Suecia se inscribieron y votaron 283 personas el año pasado.
¿Entonces, al parecer no existe un interés de parte de ellos para ejercer su voto?
Lo que ha pasado es que la gran mayoría de los bolivianos en Suecia no tienen sus documentos, porque no había reconocimiento bilateral entre Suecia y Bolivia sobre la doble nacionalidad hasta el año 2001. En julio de 2001 recién Suecia reconoce la doble nacionalidad a los bolivianos, pero hasta entonces la gente que se exilió durante los años 70 - 80 se hicieron ciudadanos suecos y renunciaron a su ciudadanía boliviana. Hoy en día la pueden recuperar en forma automática simplemente recuperando un documento que los identifique, no necesitan ningún tipo de trámites, sino sólo reactivar su pasaporte, o, si van a Bolivia, actualizar su documento de identidad