RT Kirigami - шаблон joomla Создание сайтов

El primer ministro sueco, el socialdemócrata Stefan Löfven, anunció el 27 de diciembre «orgulloso» en rueda de prensa este pacto, denominado el «Acuerdo de diciembre», que según él, asegura que en el futuro «Suecia pueda ser gobernable» a pesar de una «difícil situación parlamentaria».

El Gobierno rojiverde sueco de esa manera –subrayan diversos medios locales– desactivó la mayor crisis política del país en décadas al anunciar un acuerdo  político  que anula la capacidad de desestabilización de los ultraderechis-tas Democrátas de Suecia(en sueco: Sverigedemokraterna, SD) y evita así adelantar las elecciones, inicialmente anunciadas para marzo de este año.
El acuerdo sanciona que el candidato del partido con más apoyos en el Parlamento (Riksdag), se convierta en primer ministro y que sus proyectos de presupuestos generales reciban el pertinente respaldo.
Stefan Löfven, dicen analistas locales, desactivó la mayor crisis política del país en décadas tras largas jornadas de negociaciones con los partidos representados en el parlamento, excepto con los SD, un acuerdo de goberna-bilidad.
El primer ministro sueco, al tiempo de oficializar el pacto político dijo el «Acuerdo de diciembre», asegura que en el futuro «Suecia pueda ser gober-nable» a pesar de una «difícil situación parlamentaria».
Por este acuerdo, que suscriben todas las formaciones en el Riksdag (parlamento sueco) menos el Partido de Izquierda y los ultraderechistas SD, se refuerza temporalmente –hasta los comicios generales– y con carácter general el poder de los ejecutivos que gobiernen en minoría.
En concreto, el acuerdo sanciona que el candidato del partido con más apoyo en el Riksdag se convierta en primer ministro y que sus proyectos de presupuestos generales reciban el pertinente respaldo parlamentario.
Además, los socialdemócratas y los verdes han cerrado acuerdos de cooperación con los cuatro partidos de centroderecha que conforman la Alianza en ámbitos como defensa, energía y sistema de pensiones.
De esta forma, no habrá elecciones anticipadas en tres meses, como se barajó a principios de diciembre, ya que el ejecutivo rojiverde, que gobierna en minoría, recibirá el apoyo de la Alianza –conservadores, demócratacristianos, centristas y liberales– para sacar ade-lante sus primeras cuentas de la legislatura.
La estrategia del primer ministro sueco, el gran acuerdo pro-estabilidad de la centroizquierda y la centroderecha de su país, persigue en el fondo neutralizar la influencia parlamentaria de los SD, clave con un 14 % de los escaños debido a un legislativo muy fragmen-tado.
Löfven, durante una rueda de prensa en Estocolmo, había reconocido  la inviabilidad política y entonces anunció la decisión de realizar nuevas elecciones el 22 de marzo próximo.
Löfven tenía dos opciones: presentar su dimisión, con lo que se iniciaría una nueva ronda de consultas del presidente del Parlamento con todos los líderes de los partidos, o convocar elecciones anticipadas.