RT Kirigami - шаблон joomla Создание сайтов

El presidente ruso, Vladimir Putin, analizaba al cierre de esta edición con sus pares de Alemania, Francia y Ucrania el contenido de un posible acuerdo de cara a una solución negociada al conflicto en el sureste de ese país.

Putin evaluará el texto en conversación telefónica este domingo con la canciller Angela Merkel, y los mandatarios Francois Hollande y Petro Poro-shenko, en el denominado formato de Normandía.
Tras más de cinco horas de pláticas en el Kremlin, el viernes último, los líderes de la gran troika acordaron conciliar el contenido del documento, el cual será presentado a todas las partes del conflicto, notificó el asesor presidencial Dmitri Peskov.
Peskov comentó a la prensa que el posible acuerdo deberá contener las tesis formuladas por Poroshenko, las propuestas de Merkel y Hollande durante el encuentro moscovita, así como las iniciativas de paz de Putin, enfilado a una implementación del memorando de Minsk, adoptado en septiembre de 2014.
El trabajo preliminar deberá concluir este domingo en el formato de alto nivel, agregó Peskov en referencia al intercambio telefónico que sostendrán los cuatro presidentes.
Merkel a la sazón se mostró contraria a una solución militar del conflicto ucraniano y descartó de momento un suministro de armamentos a Kiev, en franca oposición a las manifiestas intenciones de Estados Unidos en esa dirección.
«Estoy totalmente convencida de que el conflicto no puede ser resuelto a través de medios militares. Por esta razón hemos decidido concentrarnos en una solución diplomática», esbozó Merkel su tesis al intervenir en la edición 51 de la Conferencia Internacional de Seguridad, en Munich.
En París, el presidente francés, Fran-cois Hollande, opinó que las negociaciones de la gran troika en procura de un acuerdo de paz en Ucrania representan prácticamente una última oportunidad para evitar una guerra en ese país.
Hollande alertó que mientras no se haya suscrito el citado acuerdo existe un riesgo potencial de fracaso, y lo que es lo mismo, el peligro de una guerra total.
Hollande y Merkel viajaron inicialmente el jueves a Kiev para reunirse con Poroshenko, pero se desconoce la versión oficial de las pláticas.
En Moscú, el titular del Comité de Relaciones Internacionales de la Duma estatal, Alexéi Pushkov, comentó que el diálogo celebrado entre Putin, Merkel y Hollande ofrece posibilidades de un arreglo de la crisis ucraniana, contrario al interés de Estados Unidos en la prolongación del conflicto, afirmó.
La situación actual originada en el sureste de Ucrania es extremadamente peligrosa, mucho más de lo que calificó Hollande de «guerra total», de ahí que los intercambios sostenidos entre los líderes son absolutamente necesarios, apuntó Pushkov.
Dijo que, a su juicio, los europeos llegaron a la conclusión de que no esperarían iniciativas pacificadoras de parte de Kiev, mientras Estados Unidos hace tiempo tomó el curso de usar el conflicto ucraniano contra Rusia, su aislamiento y contención, en la lógica de la guerra fría.
Poroshenko, de su lado, aseguró este sábado en Munich, estar dispuesto a decretar en cualquier momento, sin previas condiciones, un alto el fuego, y presentar la cuestión sobre la federali-zación y una autonomía a determinadas regiones en un referendo nacional. «Estoy listo para someter a referen-do los temas de la federalización y el idioma. Sé los resultados», expresó el mandatario, citado por la agencia nacional de noticias UNN.