RT Kirigami - шаблон joomla Создание сайтов

Las autoridades sanitarias rusas iniciaron un juicio en los tribunales contra McDonald’s. Rusia solicita la prohibición de la venta de algunos productos de la cadena por supuesta violación de las normas sanitarias del país.

En la demanda presentada en un tribunal en Moscú contra McDonald’s figuran productos como las hamburguesas de pescado, pollo y con queso, los helados de frutas del bosque y los batidos. Uno de los puntos de la denuncia del Servicio Sanitario ruso, es que el contenido real de grasas, proteínas, carbohidratos y calorías de los citados productos no se corresponde con los valores nutricionales indicados por la compañía, según asegura el regulador en un comunicado.

Por otra parte, el organismo ruso destaca que «se encontró que el roll César y la ensalada de verduras contenían la bacteria E. Coli y, en general, en ellos se superó en diez veces el nivel seguro de microbios. Esto confirma el hecho de que el personal infringió las normas de higiene personal y violó el régimen de desinfección higiénica de las empresas».

Las primeras inspecciones en el marco de la investigación se registraron el pasado mes de mayo en la ciudad de Nóvgorod.

Rospotrebnadzor llevó a cabo inspecciones en varios restaurantes de McDonald’s de todo el país y señaló que para los defensores de los consumidores algunas de las hamburguesas de carne de pollo y pescado (‘Filet-o-Fish’ y ‘Chicken Burger’) no merecen la calificación de comidas nutritivas.

Al conocerse por primera vez los informes de la inspección, se alzaron voces en la sociedad rusa que exigían cerrar por completo la cadena de comida rápida. Sin embargo, la agencia Rospotrebnadzor lo rechazó.

«Hemos exigido la prohibición judicial solo de aquellas actividades de McDonald’s que violan derechos de los consumidores, como engañar a los ciudadanos en la información sobre el contenido de sus productos. La gente debe saber lo que come», afirmó en julio el jefe de la delegación regional del Servicio Sanitario ruso, Anatoli Rossolovski.

En aquel momento McDonald’s respondía a la acusación en su web rusa asegurando que no había recibido ninguna queja formal y que las calorías se calculan mediante un sistema que está aprobado por las autoridades sanitarias del Estado ruso.

Desde el pasado 25 de julio, no ha habido declaraciones oficiales de McDonald’s respecto al asunto.