RT Kirigami - шаблон joomla Создание сайтов

En un naufragio ocurrido el pasado fin de semana en el canal de Sicilia de un pesquero podrían haber muerto cerca de 700 inmigrantes irregulares que iban hacia Italia, cuya Guardia Costera logró únicamente rescatar a 28 personas.

El ministro de Asuntos Exteriores italiano, Paolo Gentiloni, afirmó este lunes que la tragedia migratoria en el Mediterráneo es «una emergencia europea», no sólo de Italia, y pidió «una respuesta de la Unión Europea»(UE).
«Lo ocurrido es una emergencia que nos concierne a todos, al continente e incluso a nuestra forma de vida. Se necesita una acción de la UE para responder a los traficantes de seres humanos», dijo Gentiloni a su llegada al consejo de ministros de Exteriores que  se celebrara en Luxemburgo.
Señaló también que Italia ya asume «dos tercios de la inmigración irregular que llega a la UE por el Mediterráneo. No puede ser algo que recaiga únicamente sobre la espalda de Italia... No es un problema de ayudar a Italia, es un problema de ayudar a Europa».
En un naufragio ocurrido el pasado fin de semana en el canal de Sicilia de un pesquero podrían haber muerto cerca de 700 inmigrantes irregulares que iban hacia Italia, cuya Guardia Costera logró únicamente rescatar a 28 personas.
Asimismo subrayó que «ya no es sostenible una situación en la que hay una emergencia europea, a la que únicamente se responde con recursos y compromisos italianos». El jefe de la diplomacia italiana señaló que su país pedirá  al resto de la UE «algo muy simple y esperamos que de la Unión, además de solidaridad, vengan compromisos», y a ese respecto explicó que Roma requiere de sus socios «compromiso y asistencia, así como de la ONU contra los traficantes de seres humanos».
También afirmó que «es absolutamente necesario reforzar económicamente las actividades de las operaciones (europeas de vigilancia en el Mediterráneo) Frontex y Tritón. Es increíble que una superpotencia como Europa dedique tres millones de euros al mes para Tritón», una operación europea de patrulla de las fronteras mediterráneas que «está financiada el 90 % por Italia».
Gentiloni consideró que es «absolutamente indispensable» multiplicar el compromiso económico europeo para hacer frente a los problemas de la acogida de refugiados. «Lo que está en juego es la reputación de la UE. La tragedia del otro día, lo hace evidente. Hacen falta respuestas con compromisos», subrayó, al tiempo que insistió en que «con una dotación económica suficiente, se podría patrullar el mar de manera suficiente y de que se pueda salvar y rescatar a las personas. Es la ley del mar, no hace falta una directiva europea».
Gentiloni, que realizó la primera intervención del consejo de ministros de Exteriores centrada sobre Libia, subrayó que «la tragedia se ha producido a pesar de que el salvamento sí llegó a tiempo» y que «la causa no fue otra que las condiciones de esclavitud» en que los traficantes de seres humanos transportan a los inmigrantes.
«Es una espiral difícil de parar, pues la trata permite al mismo tiempo la financiación de terrorismo. Todo ello demuestra la importancia de apoyar a Bernardino León (representante especial de la ONU para Libia)», dijo el ministro italiano.