RT Kirigami - шаблон joomla Создание сайтов

Este pasado jueves 12 de febrero de 2015 el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, se dirigió al país para informar que se había logrado desarticular un nuevo intento de golpe de Estado en contra del gobierno venezolano, el cual sería ejecutado por un grupo de civiles y algunos oficiales de la Aviación Militar venezolana, en complicidad con el gobierno de los Estados Unidos.

Gracias a la intervención de los cuerpos de seguridad del Estado, de inteligencia y con-trainteligencia, se logró capturar a varias personas e incautar diversos equipos, entre ellos una computadora con información de los objetivos tácticos del grupo golpista.
El intento de golpe desmontado por el Gobierno venezolano comprendía la ejecución de operaciones de ataque militar en zonas estratégicas del país, en especial zonas de Caracas (capital venezolana) donde convergen instituciones del Estado venezolano, medios de comunicación como teleSUR, y áreas residenciales.
El gobierno venezolano ha difundido los mapas, ubicados en los equipos informáticos de los protagonistas del llamado Golpe Azul, donde aparecen los edificios que estaban marcados como objetivos tácticos donde dirigir el ataque aéreo.
El fallido golpe de Estado estipulaba levantar un avión Tucano y atacar el Palacio de Miraflores o el lugar de las manifestaciones donde el Presidente Nicolás Maduro se encontrara participando con motivo del Día de la Juventud, acción que sería proseguida con guarimbas.
El plan también incluía «atacar otros objetivos», entre ellos:
- Sede de la televisora internacional TeleSUR (este de Caracas).
- Sede del Ministerio de Defensa (centro de Caracas).
- Ministerio Público (centro de Caracas).
- Tribunal Supremo de Justicia (centro de Caracas).
- Cancillería de Venezuela (centro de Caracas).
El gobierno venezolano logró incautar un video de 8 minutos y 32 segundos de duración con un pronunciamiento de los protagonistas del golpe.
El plan del llamado «Golpe Azul», consistía en el ataque a los edificios gubernamentales con un avión artillado Tucano, con la finalidad de crear zozobra entre la población.
Posterior a eso, los militares golpistas emitirían un mensaje donde llamarían a la población a la calma.
Este plan se pondría en marcha luego que se publicara en la prensa nacional un comunicado titulado «Llamado a los Venezolanos a un Acuerdo Nacional para la Transición», lo que serviría como «señal» para iniciar una serie de eventos que culminarían en el ataque aéreo contra Miraflores, Telesur y otros objetivos.
El documento se encuentra publicado en las páginas web del partido político Voluntad Popular (www.volun-tadpopular.com), Vente Venezuela (http://www.ventevenezuela.org/comunicado) y otras organizaciones y propone, entre otros temas, revocar todas las decisiones que se han hecho en favor del pueblo durante todos los años de Revolución Bolivariana. Ello incluye «desmontar los controles» que el gobierno bolivariano estableció sobre las empresas privadas para proteger al pueblo de la especulación y el acaparamiento; «revisar el estado real de todas las empresas no petroleras que acabaron en manos estatales (…) y decidir las formas de propiedad y gestión que ellas deban asumir», lo que implica privatizaciones.
Así como «Rescatar la autonomía de los órganos del Poder Público y designar a sus directivos», lo que implicaría un «Carmonazo» similar al golpe de estado perpetrado contra el Presidente Chávez, el 12 de abril de 2002; «insertar nuevamente a Venezuela en los circuitos financieros internacionales y obtener de ellos los apoyos económicos necesarios», lo que implicaría negociaciones con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial; «preparar elecciones presidenciales libres», lo que implica haber depuesto al Presidente Maduro, y además, «designar una nueva junta directiva de PDVSA» y « elevar significativamente la producción de la industria petrolera», lo que implica abandonar la Opep. Presentamos el documento en el recuadro de la página 4.
El Gobierno venezolano develó los nombres de los oficiales que se encuentran involucrados de manera directa con el «Golpe Azul», considerando importante su divulgación para conocimiento y protección del Pueblo venezolano.
Dos de los oficiales involucrados, vestidos con pasamontañas y uniformes de la Aviación, Guardia Nacional y la Armada grabaron un vídeo en Mara-cay, estado Aragua, para difundirlo en los medios de comunicación y aparentar que la Fuerza Armada se había alzado en contra del Presidente Nicolás Maduro.
Uno de estos oficiales estuvo involu-crado en los eventos violentos impulsados el año pasado por la oposición, por lo que había sido dado de baja. No obstante, este año este oficial recibió una suma importante de dinero y se le otorgó una visa norteamericana con fecha 3 de febrero. El gobierno venezolano está en conocimiento de que la Embajada de Estados Unidos en Venezuela le dio la orden a este oficial de «entrar por cualquiera de sus fronteras» en caso de que el plan fallara.
La mayoría de estos oficiales se encuentran presos y se continúa buscando a los prófugos.
Durante el intento de golpe de Estado abortado este 11 de febrero, también están implicados voceros de la derecha como el diputado, Julio Borges, el alcalde metropolitano, Antonio Ledez-ma y la ex diputada María Corina Ma-chado.
El Alto Mando Militar, encabezado por el Ministro del Poder Popular para la Defensa, Vladimir Padrino López, reiteró después de estos sucesos su apoyo incondicional y lealtad absoluta al Presidente de la República, Nicolás Maduro, y reafirmó su compromiso con la Constitución, con el Pueblo y con el Plan de la Patria.
Asimismo, rechazó la conducta de «un pequeño grupo» de militares que planearon estos atajos anticonstitucio-nales, resaltando que dicha actitud no representa el «sentir» de la institución castrense. El Ministro de la Defensa afirmó que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana FANB se mantiene monolítica y unida en sus condiciones democráticas y rechaza todo hecho de barbarie contra el pueblo y el país.
Según fue develado, los ataques contra el Palacio de gobierno y otras instituciones del Estado como parte de este «Golpe Azul» se realizarían con un avión Tucano traído desde el exterior, debido a que los que están en el país no se encuentran operativos. Este tipo de avión es usado principalmente por la Fuerza Aérea Brasileña y la Fuerza Aérea Colombiana.
Se trata de un avión turbohélice diseñado para el ataque ligero, contrain-surgencia y entrenamiento avanzado de pilotos, provisto de modernos equipos de aviónica y sistemas de armas.
Está habilitado para llevar 1.500kg de armas externas en cinco puntos duros bajo el fuselaje y alas, incluyendo un amplio rango de misiles aire-tierra como el AGM-65 Maverick, además de cohetes y bombas guiadas. También puede ser armado con misiles aire-aire del tipo AIM-9 Sidewinder, MAA-1 Piranha y Python 3 o 4 para acciones de intercepción y eventual derribo de aviones o helicópteros en el marco de operaciones contra el narcotráfico y otras actividades ilegales, según la documentación técnica consultada.
En marzo de 2008 este tipo de aviones fue utilizado por la Fuerza Aérea Colombiana en territorio ecuatoriano en la llamada «Operación Fénix» donde fue abatido Raúl Reyes, de las FARC. Asimismo, en septiembre del 2010, fue nuevamente utilizado por la Fuerza Aérea Colombiana en la «Operación Sodoma», donde fue abatido Víctor Julio Suárez Rojas, alias «El Mono Jojoy», cabecilla de las FARC.
Estas acciones sediciosas forman parte de un coletazo del golpe de Estado que intentó hacerse justo hace un año, en marzo de 2014, cuando sectores de ultraderecha llamaron a la calle a los venezolanos para exigir «la Salida» del Presidente Maduro, a través de la comisión de acciones violentas que se extendieron desde febrero hasta junio de 2014, y que dejaron un saldo de 43 muertos y más de 800 heridos.
El Presidente de la República Boliva-riana de Venezuela Nicolás Maduro llamó al pueblo a «estar alerta y a mantener la unión cívico militar».
Desde hace más de un año Estados Unidos y grupos de la ultraderecha venezolana intentan movilizar fuerzas militares y paramilitares extraterritoriales desde otros países para dar un golpe en Venezuela. Quieren generar violencia y están dispuestos incluso a promover saqueos. Ya lo intentaron en enero pasado. Pero ya el pueblo venezolano está alerta y no se prestará para un golpe a la Revolución.
Los protagonistas principales de las acciones golpistas de la ultraderecha venezolana son María Corina Machado, Leopoldo López y Antonio Ledez-ma, principales operadores políticos nacionales de EEUU en Venezuela, para promover acciones que buscan derrocar al gobierno revolucionario e instaurar un régimen que promueva los intereses norteamericanos.
Leopoldo López, quien se encuentra detenido desde el año pasado por ser responsable de la muerte de 43 venezolanos y más de 800 heridos, ha impulsado a través de su esposa, Lilian Tintori, una cruzada internacional que busca presentar a Venezuela como un país forajido.
Tintori ha realizado viajes a Washington y a Londres para entrevistarse con el Vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, con el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, y con el Secretario General de Amnistía Internacional, Salil Shetty.
Sus intentos por aislar internacional-mente a Venezuela han sido, sin embargo, un rotundo fracaso. De allí el desespero de acudir a medios más violentos e inconstitucionales.
El Secretario General de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, advirtió sobre esta «preocupante escalada de violencia» contra la democracia venezolana y reiteró todo el apoyo del bloque regional al presidente elegido democráticamente, Nicolás Maduro.
Solidaridad con
la Revolución Bolivariana
Se estima que esta escalada conspira-tiva se mantendrá en los próximos meses, para sabotear la celebración de las elecciones parlamentarias. Por lo que es necesaria ahora más que nunca la solidaridad de los movimientos sociales alrededor del mundo, para denunciar las abiertas acciones cons-pirativas de EEUU en Venezuela por derrocar al gobierno constitucional del Presidente Nicolás Maduro y acabar con la Revolución Bolivariana iniciada por el Comandante Hugo Chávez.