RT Kirigami - шаблон joomla Создание сайтов

El ex gobernante critica que no encontró justicia en tribunales salvadoreños y que quiere contribuir a la  “unidad nacional” que impulsa el actual gobierno.

Más de dos meses después de ceder la banda presidencial a Salvador Sánchez Cerén, Mauricio Funes anunció que abandonará las medidas legales que impulsó contra tres dirigentes del partido ARENA, a quienes acusó de difamación y calumnia por vincularlo al accidente de un Ferrari en el Redondel Masferrer el 18 de febrero pasado.

Los diputados Ana Vilma de Escobar, Roberto d’Aubuisson y el vicepresidente de Ideología del COENA, Ernesto Muyshondt, fueron respectivamente demandados por Funes cuando todavía estaba al frente del Ejecutivo, debido a alegados daños contra su honor y la integridad de su familia que le causaron los señalamientos emitidos en medios televisivos en plena campaña electoral.

A través de un comunicado, Funes explica que su decisión es “soberana”, es decir libre de presiones. Asimismo argumenta que no quería tensionar más el ambiente político, en medio de lo que consideró como un esfuerzo del presidente Salvador Sánchez Cerén por procurar una “unidad nacional”.

El ex mandatario también basó su decisión en lo que llamó “irregularidades” por parte del Tribunal Quinto de Sentencia de San Salvador, quien desestimó la demanda en contra de Muyshondt.

En declaraciones a una radio local, Funes señaló que la defensa del dirigente arenero esgrimió cuatro argumentos distintos para desestimar la demanda ante el juez, quien ordenó un receso en la sesión de aportación de pruebas llevada a cabo el 24 de julio pasado.

Según el ex presidente, su defensa tenía forma como probar que su operación de cadera (acaecida el mismo día que el accidente del vehículo) fue producto de una artrosis de cadera, para lo cual requirió dos cirugías para que se le pusiera una prótesis de cobalto.

No obstante, el juez ordenó el receso y una hora después acepta un recurso de revocatoria del proceso por parte de la defensa de Muyshondt, alegando que Funes no agotó las instancias para pedir derecho de respuesta a las acusaciones, tal y como lo exige la Ley.

A juicio del ex gobernante, eso es una muestra que “los dados estaban cargados” en la justicia local y por eso decidió desestimar las demandas, a la vez que perdonó públicamente a Muyshondt, d’Aubuisson y De Escobar.

En el caso de d’Aubuisson, a quien una comisión parlamentaria no le encontró motivos para ser desaforado, Funes pidió a la Asamblea Legislativa que archive dicho expediente para que no se conozca en el pleno.

Recientemente, De Escobar interpuso un recurso de amparo ante la Sala de lo Constitucional, debido a que Funes no se había presentado a la Cámara de lo Penal de San Salvador a demandarla y para que se le restituyeran sus derechos como parlamentaria, los cuales perdió por decisión de 45 diputados el pasado 3 julio.