RT Kirigami - шаблон joomla Создание сайтов

El apoyo de organizaciones sociales y políticas a la movilización del 13, 14 y 15 de agosto hará que esas protestas prácticamente paralicen Paraguay, dijo Ricardo Canese, dirigente del Frente Guasú y diputado al Parlasur.

Canese conversó con Prensa Latina sobre los preparativos de las jornadas convocadas por la Federación Nacional Campesina, el Frente Guasú, coalición de partidos organizaciones sociales, la Corriente Sindical Clasista, gremios docentes, el partido Paraguay Pyahurá y otros sectores.
El objetivo de las demostraciones, que coinciden con el primer año en el poder del actual gobierno, es revitalizar el reclamo de derogación de la privatizadora Ley de Alianza Público-Privada así como de la reforma agraria, aumento del salario mínimo y rechazo a la corrupción en Poderes del Estado. Según Canese, la articulación de amplios grupos de la sociedad para este evento nacional permitirá un fuerte impacto del reclamo nacional contra las acciones represivas oficiales que afectan a campesinos, trabajadores e indígenas, además de reclamar la liberación de los presos políticos. Las acciones se iniciarán el día 13 en distintos departamentos de la nación guaraní con el corte de rutas, asambleas en lugares públicos y asentamientos rurales, marchas en las capitales de las distintas regiones y movilizaciones en Asunción.
Finalmente, una gran marcha y concentración de carácter nacional tendrá como escenario la capital para lo cual esperan la llegada de importantes contingentes campesinos e indígenas a reunirse con los sindicatos presentes en la actividad central.
«El descontento está creciendo en muchos sectores agredidos en sus derechos fundamentales y así vemos a las centrales sindicales reclamando justeza en los salarios y a los maestros víctimas de la persecución orquestada desde el ministerio de Educación», planteó Canese.
«Se espera contar, además», dijo, «con los trabajadores de Carga por Camiones afectados por alza en el cobro de peajes y el intento de entregar concesiones de las rutas a empresas extranjeras». Censuró la consigna gubernamental de que representa un nuevo rumbo para el país y aseguró se trata, en realidad, del viejo rumbo de la entrega del patrimonio a las empresas transnacionales y de la represión, lo cual hace crecer la resistencia popular.
«La gente va a salir a la calle pero sólo como inicio de una movilización cada vez más fuerte hasta conseguir que cese la corrupción de los políticos tradicionales llevada adelante con el dinero del pueblo y también terminar con la militarización impuesta en el norte del país», concluyó.