RT Kirigami - шаблон joomla Создание сайтов

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, criticó  a los «vasallos» que acudirán, según anunciaron la pasada semana, al Senado de Estados Unidos para que analice supuestas violaciones a los derechos humanos y corrupción por parte del gobierno, e impongan un decreto sancionatorio contra el país similar al de Venezuela.

El presidente Correa señaló con energía a “los que hablan de respetar los derechos humanos, que han sido perseguidos, que se han rotos instancias internacionales y todos los cuentos de siempre, son los que expresamente van como vasallos a que les pongan el collar y la campana, en abierta ruptura a todo principio internacional”, en su programa radiotelevisado «Enlace Ciudadano».
El mandatario se refirió a Fernando Villavicencio, exasesor del asambleísta Cléver Jiménez, quien declaró recientemente en un programa de televisión nacional que es víctima de persecución política, pese a que fue penado a pagar una indemnización, cárcel y pedir una disculpa al mandatario por presentar una denuncia “maliciosa y temeraria” relacionada con la revuelta policial del 30 de septiembre de 2010 (30-S).
Correa calificó a estas personas de “vende patrias” y reiteró que fueron sancionadas porque mintieron al decir que el Presidente ordenó disparar contra el hospital donde fue secuestrado el 30 de septiembre de 2010 y luego liberado por las manifestaciones populares en las calles, que dejaron una decena muertos y unos 300 heridos entre civiles y agentes.
Sin embargo, Correa expuso que ahora la prensa opositora los presenta como perseguidos políticos, transmitiendo antivalores, y afirmó que es “mentira que pidieron investigar el 30-S”, convirtiéndose así en otro “cuento de la prensa corrupta” para hacer pasar a los cobardes como héroes.
“Independientemente de si estamos de acuerdo en que se sancione este tipo de ilícitos –que yo estoy de acuerdo que se sancione y en todas partes del mundo se sanciona– se llama abuso de justicia e injuria judicial (…) lo incuestionable es que mintieron”, indicó.
Tanto Villavicencio como Jiménez reaparecieron en público el pasado día 24 luego de permanecer un año en la clandestinidad para evadir la aplicación del fallo de la justicia luego que fueran sancionados, y una vez que se consideró prescrita la pena de un año a la cual fueron juzgados.
Ambos ciudadanos habían sido sentenciados a 18 meses de cárcel, pero la condena fue reducida a 12 meses con la entrada en vigencia del nuevo Código Orgánico Integral Penal. También fue condenado Carlos Figueroa, liberado en enero tras cumplir 6 meses de prisión.
El mandatario señaló que estas personas van a quejarse al Senado de Estados Unidos para que sancionen al gobierno de Ecuador, como si no existieran los derechos humanos a la honra y la reputación, y por la corrupción.
Recordó que en 2013 se allanaron las oficinas y sus cuentas porque había un «hackeo» a la presidencia y a la secretaría nacional jurídica, por lo que se cuestionó que la Fiscalía se haya demorado en esta investigación.
Jiménez anunció, además, que irá ante cortes internacionales para reclamar por la violación de sus derechos y recuperar su curul como asambleísta.
Un paso de “traición a la Patria”
Las palabras del presidente Correa coinciden con la publicación el pasado sábado en el diario El Telégrafo de un artículo donde se señala que tanto Villavicencio como Jiménez amenazan con demandar a Ecuador pero ante el Senado y no en organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA), la ONU, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) o la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).
El rotativo reproduce declaraciones del experto en derecho internacional Carlos Estarellas Velásquez, quien afirmó que la intención de Villavicencio “se sale de contexto”, porque Venezuela vive una situación distinta a la de Ecuador y “no tiene nada que ver con involucrar al Senado de EE.UU. con el asunto”.
El jurista explicó que cuando alguna persona acude a las instancias internacionales es porque los recursos legales dentro del país se agotaron y este no es el caso.
Según el periódico, Jorge Mora, jurista y catedrático universitario ecuatoriano, apuntó que tanto Villavicencio como su abogado “aprovechan” la coyuntura de Venezuela, que, sin embargo, atraviesa por otra situación distinta a la de Ecuador.
Mora explicó que en el país bolivariano se vive una violencia social producto de la escasez y en Ecuador se vive otra realidad y agregó que ese país no aceptará la demanda porque no tiene ningún asidero legal, a pesar de que algún senador lo reciba.
Óscar Bonilla, secretario de Acción Política del Movimiento Alianza PAIS, manifestó en una entrevista con «Ecuadorinmediato Radio» que la petición que hará Villavicencio a esa instancia estadounidense podría configurar “un paso de traición a la patria”.